Miércoles , Agosto 23 2017
Novedades

Categoría Publicaciones: Astrologia

Los astros pueden influenciar tu vida, descubre como, horoscopos y mas

EL TIEMPO Y EL PERIODO DEL EVENTO

El segundo punto que requiere atención se relaciona con el tiempo, y se indica la fecha en que el evento se llevará a cabo, y el período durante el cual su efecto seguirá: se trata de determinarse de la siguiente manera.

Sin embargo, se debe premisa, que, como un eclipse, que ocurre en una estación en particular, no puede ocurrir en todos los climas a la misma hora temporal o solar, por lo que tampoco será la magnitud del oscurecimiento, ni el tiempo de su permanencia, será igual en todas las partes del mundo. En primer lugar, por lo tanto (como se hace en un nacimiento), los ángulos se tienen que disponer, en cada país conectado con el eclipse, de acuerdo con la hora a la que el eclipse, tiene lugar y la elevación del polo en ese país. El tiempo durante el cual el oscurecimiento del eclipse puede continuar en cada país, es entonces que se indica en horas ecuatoriales. Y, después de estas indicaciones se han observado con cuidado, es de entenderse que el efecto será soportar como muchos años como el oscurecimiento duró horas, proporcionó el eclipse solar era pero si lunar, como un número de meses es a tener en cuenta en lugar del año.

El inicio del efecto, y el período de su intensidad en general, o la fuerza, son para ser inferidos a partir de la situación del lugar del eclipse con respecto a los ángulos. Porque, si el lugar eclíptico esta cerca del horizonte oriental, el efecto comienza a manifestarse en el curso de los primeros cuatro meses después de la fecha del eclipse, y su altura general, o intensidad, se llevará a cabo en, o cerca de, la primera tercera parte de toda la extensión de su duración. Si el lugar eclípticp pasa de ser en o cerca del medio del cielo, el efecto comenzará a aparecer en el segundo cuatrimestre, y su intensidad en general se produce por la segunda tercera parte, y, si el lugar debe caer cerca del horizonte occidental, el efecto comenzará en la tercera de cuatro meses, y tomar su intensidad general en la última tercera parte de toda su duración.

Intensidades parciales o relajaciones del efecto, son, sin embargo, que se deducen de las combinaciones que pueden ocurrir durante el período intermedio, o bien en los lugares reales en los que se presentó la causa principal, o en otros lugares configurados con la misma. También deben ser conjeturado por los diferentes cursos o tránsitos de planetas como cooperar en la producción del hecho, al ser configurado con el signo en el que se encuentra la causa principal, y, con este fin, vespertino o posición estacionaria o culminación medianoche de esos planetas deben ser observados, pues se verá reforzada y aumentada por su posición fija al efecto, pero debilitadas y disminuidas por su ser vespertino, o situados bajo los rayos del sol, o por su culminación de la medianoche.

EL CONOCIMIENTO DE LAS REGIONES DE LA TIERRA CON LAS ESTRELLAS FIJAS

Además de las normas que ya han sido dadas, respetando la familiaridad de las regiones de la tierra con los signos y los planetas, hay que señalar, que todas las estrellas fijas pueden ser puestas en cualquier línea, extraídas de uno de los polos del zodíaco a la otra, a través de las partes del zodiaco que se pueden conectar con cualquier país en particular, están también en la familiaridad con ese país en particular.

Y, con respecto a las ciudades metropolitanas, es necesario señalar, que esos puntos o grados del zodíaco, sobre la que el Sol y la Luna estaban en tránsito, en el momento en que se llevó a cabo la construcción de cualquier ciudad primero y comenzaron, a ser considerados como simpatizantes de esa ciudad de una manera especial, y que, entre los ángulos, el ascendente es principalmente de acuerdo con ella. En algunos casos, sin embargo, en la fecha de fundación de una metrópoli no puede determinarse, el medio del cielo en el nacimiento del rey reinante, u otro magistrado actual, debe ser sustituido, y considerado como la parte del zodiaco con la que simpatiza principalmente.

Después de haber pasado por los temas preliminares necesarios, ahora es apropiado hablar de la manera en que las predicciones se van a formar y considerar, comenzando con aquellos que se refieren a eventos en general, ya que afectan algunas ciudades o distritos o países enteros.

La causa más fuerte y principal de todos estos eventos existe en la conjuncion eclíptica del Sol y de la Luna, y en los varios tránsitos realizados por los planetas en esas conjunciones.

Una parte de las observaciones, es necesaria en la formación de las predicciones en casos de esta naturaleza, se refiere a la localización del evento, y señala las ciudades o países que puedan verse influidos por eclipses particulares, o por ocasionales estaciones continuas de algunos planetas, que a veces permanecen durante un cierto período en una situación. Estos planetas son Saturno, Júpiter y Marte, y se proporcionan indicaciones portentosas, cuando están en reposo.

Otra rama se relaciona con el tiempo, y le da la información previa de la época en la que se producirá el evento, y cuánto tiempo va a seguir funcionando.

La tercera rama es genérica, y señala las clases o tipos, lo que afectará al caso.

EL CONOCIMIENTO DE LAS REGIONES DE LA TIERRA – Parte 4

Es de notar, que Partia, Media y Persia, tienen un conocimiento más concreto con Tauro y Venus, de donde se deduce que los habitantes de esos países usan prendas espléndidas, y vestir a la persona por completo, a excepción de la mama, sino que son también amas de la elegancia y el refinamiento. Los países acerca de Babilonia, Mesopotamia y Asiria, están conectados con Virgo y Mercurio, y sus habitantes son consecuencia estudioso de las ciencias, y, entre otros logros, destacan en la realización de observaciones sobre los cinco planetas. India, Arriana y Gedrosia, están conectados con Capricornio y Saturno, los nativos de estas regiones son, por lo tanto, mal formados en persona, de hábitos sucios y costumbres bárbaras.

Las partes restantes de este segundo cuadrante, a saber. Idumea, Celesiria, Judea, Fenicia, Caldea, Orchynia y Arabia Felix, ocupan una situación en la zona del centro de la tierra, y en el noroeste del cuadrante al que pertenecen en realidad: por lo tanto, están en la familiaridad con la triplicidad noroeste (que consta de Aries, Leo y Sagitario), y lo han hecho por sus gobernantes, Júpiter y Marte, junto con Mercurio. Por medio de la configuración de estos planetas, los nativos de dichos países son hábiles en el comercio y todos los asuntos mercantiles, sin hacer caso de peligro, sin embargo, traicioneros, serviles, y completamente inestables.

Los habitantes de Celesiria, Idumea, Judea, y están principalmente influenciados por Aries y Marte, y en general son audaces, ateo, y traicionero. Los fenicios, caldeos y Orchynians, tienen familiaridad con Leo y el Sol, y por lo tanto más sencilla y humana en la disposición, sino que también son estudiosos de la astrología, y presten mayor respeto que el resto de las naciones a la del sol. La gente de Arabia Felix se conectan con Sagitario y Júpiter: el país es fértil y su abundante producción de especias, y sus habitantes están bien proporcionados en persona, gratuitas en todos sus hábitos de la vida, y liberal en todos sus contratos y transacciones.

EL CONOCIMIENTO DE LAS REGIONES DE LA TIERRA – Parte 3

No hay más que observar estos últimos países nombrados, que los habitantes de las islas Cyclad y de las costas de Asia Menor y de Chipre, están mas bajo la influencia de Tauro y Venus, y por lo tanto son mas voluptuosos, amos de la elegancia, y en el exceso de estudios en su atención al cuerpo. Los habitantes de la Hélade, Acaya, y Creta, tienen una familiaridad mayor con Virgo y Mercurio, y por lo tanto son científicos, prefiriendo el cultivo de la mente para el cuidado del cuerpo. Los habitantes de Macedonia, Tracia e Iliria, son principalmente influenciados por Capricornio y Saturno, de donde son codiciosos de riquezas, inferiores a la civilización, y no tienen ordenanzas del gobierno civil.

El segundo cuadrante consta de la división sur de Asia Magna. Dicho de sus piezas, ya están contenidas en la India, Arriana, Gedrosia, Partia, Media, Persia, Babilonia, Mesopotamia y Asiria, se encuentra en el sur-este de toda la tierra, y tiener debidamente el conocimiento de la triplicidad sureste (compuesta de Tauro, Virgo y Capricornio), y, en consecuencia, con Venus, Mercurio y Saturno, en la figuración de madrugada. La naturaleza de los habitantes de estos países obedece al dominio de estas influencias dominantes, adoran Venus bajo el nombre de Isis, y que también pagan devoción a Saturno, invocándolo con el nombre de Mithranhelios. Muchos de ellos igualmente predicen eventos futuros, y se consagran a los dioses algunos de sus miembros del cuerpo, a los que la superstición son inducidos por la naturaleza de la figuración de planetas antes mencionados.

Se trata, por otra parte, caliente en la constitución, amorosa y lujuriosa, de amar, actuar, cantar y bailar, llamativa en sus vestidos y adornos, debido a la influencia de Venus. Saturno, sin embargo, se inclina a la simplicidad de la conducta y, en consecuencia, de la figuración, tratan bien a sus mujeres en público. También hay muchos entre ellos que engendran hijos por sus propias madres. Las figuraciones también influyen en su modo de adoración, que se realiza por la postración de la mama, ya que el corazón es la parte más noble del cuerpo, y, en sus facultades vivificantes, actos como el sol. Y, a pesar de la influencia de Venus hace que la gente, en general, afeminada en su adorno personal y prendas de vestir, sin embargo, la conexión que Saturno tiene con ellos, por medio de este, todavía los hace grande en mente, eminente en el consejo, valiente y guerrero.

EL CONOCIMIENTO DE LAS REGIONES DE LA TIERRA – Parte 2

Bajo este acuerdo, se deduce que las partes noroccidentales del primer cuadrante, o la de Europa, están en conocimiento de la triplicidad noroeste, compuesta de Aries, Leo y Sagitario, y son en consecuencia rigentes por los señores de la triplicidad, Júpiter y Marte, vespertino. Estas piezas, que se distinguen por su apropiación a naciones enteras, son Gran Bretaña, Galacia, Alemania, Barsania, Italia, Apulia, Sicilia, Galia, Toscana, Céltica, y España. Y, ya que el mismo y los planetas conectados con él en el dominio se adaptan a la orden, los nativos de estos países son tantos impacientes de restricción, los amantes de la libertad, guerreros, trabajadores, imperiosos, limpiadores, y de altas miras. Pero, debido a la configuración vespertino de Júpiter y Marte, así como la condición masculina de la parte anterior de la triplicidad, y la condición femenina de sus partes finales, dichos países consideran que las mujeres con desprecio e indiferencia. Son, sin embargo, siguen siendo cuidadosos de la comunidad, valientes y fieles, cariñosos en sus familias, y llevan a cabo acciones buenas y amables.

Entre los países antes nombrados, Gran Bretaña, Galacia, Alemania y Barsania tienen una mayor participación en la familiaridad con Aries y Marte, y sus habitantes son en consecuencia más salvajes, más audaces y más ferozes. Italia, Apulia, Sicilia y la Galia están en la familiaridad con Leo y el Sol.

Los nativos de estos países son más imperiosos, pero mas amables y benevolentes, y cuidados de la mancomunidad. Toscana, Céltica, y España, están conectados con Sagitario y Júpiter, y sus habitantes son amantes de la libertad, la sencillez y la elegancia.

Las partes del sudeste de este cuadrante, están situadas hacia el centro de la tierra, a saber. Tracia, Macedonia, Illyria, Hellas, Acaya, y Creta, así como las islas Cyclad y las costas de Asia Menor y de Chipre, suponen, además, una conexión con la triplicidad sureste, que se compone de Tauro, Virgo, y Capricornio, y regido por Venus y Saturno, y, como consecuencia de la proximidad de estas regiones al centro de la Tierra, Mercurio tiene igualmente un dominio proporcional sobre ellos. Por lo tanto sus habitantes, siendo sometidos a los gobernantes de ambas triplicidades, disfrutan de un temperamento favorable de la mente y del cuerpo. From Mars que beben su aptitud para el mando, su valor, y la impaciencia de la moderación, desde Jupiter su amor por la libertad, su autonomía, su habilidad en la orientación de los asuntos públicos, y en la legislación: a través de la influencia de Venus también son amantes de la las artes y las ciencias, así como de la música y de la poesía, de espectáculos públicos, y todos los refinamientos de la vida, y de Mercurio que deducen su hospitalidad, su afición a la sociedad y de la comunión, el amor de la equidad y de la literatura, y su poder de la elocuencia. También están al corriente en el más alto grado de misterios sagrados, debido a la figuración vespertina de Venus.

EL CONOCIMIENTO DE LAS REGIONES DE LA TIERRA

Ya se ha dicho que hay cuatro triplicidades distinguibles en el zodíaco. El primero, compuesto por Aries, Leo y Sagitario, es la triplicidad noroeste, y Júpiter tiene dominio jefe sobre ella en nombre de su parte norte, pero Marte también gobierna con él en referencia a la del oeste. La segunda, consiste en Tauro, Virgo y Capricornio, es el sur-este, y en esta triplicidad Venus lleva la regla principal, como consecuencia de la proporción del sur, pero Saturno también rige con ella en la consideración del este. La tercera, compuesta de Géminis, Libra y Acuario, está situada al noroeste, y Saturno es aquí el señor director, como consecuencia de la proporción del este. Júpiter, sin embargo, lo gobierna en referencia al norte. La cuarta triplicidad está constituida de Cáncer, Escorpio y Piscis, y se encuentra al sur-oeste, posee Marte como su gobernante principal, en la consideración de su parte occidental, y, en nombre de la del sur, que es también gobernada por Venus.

Quedando asi las cuatro triplicidades establecidas, toda la tierra habitada es en consecuencia cuatro partes, de acuerdo con el número de la triplicidad. Se divide la latitud por la línea del Mar Mediterráneo, desde el estrecho de Hércules hasta el Golfo Issican, siguiendo adelante a través de la cadena montañosa que se extiende hacia el este, y por esta división latitudinal se definen las zonas del sur y del norte. Su división longitudinal se realiza por la línea del Golfo Pérsico, el Mar Egeo, en el Ponto, y el lago Maeotis, y por esta línea se separa de su este y el oeste.

Los cuatro cuadrantes de la tierra, coincidiendo tanto en número con las cuatro triplicidades, uno se sitúa en el noroeste de toda la tierra, y contiene celta-Galacia, o, como se le llama comúnmente, Europa. En oposición a este cuadrante se encuentra el del sur-este, hacia Aethiopia oriental, se llama la parte sur de Asia Magna. Otro cuadrante de toda la tierra está en el norte-este, sobre Escitia, y se llama la parte norte de Asia Magna. A esto se opuso el cuadrante del suroeste, que se encuentra a unos Aethiopia occidental, y es conocido por el nombre general de Libia.

Cada uno de estos cuadrantes contiene ciertas partes, que, en comparación con sus otras partes, se encuentran más contiguas a la mitad de la tierra, y estas piezas, en relación con el cuadrante al que pertenecen, tener una situación opuesta al resto de ese cuadrante, de la misma manera que en el mismo cuadrante está situado en lo que se refiere al resto de la tierra. Por ejemplo, en el cuadrante de Europa, que está situado en el noroeste de toda la tierra, aquellas partes del mismo que se encuentran hacia el centro de la tierra, y cerca de los ángulos de los otros cuadrantes, son manifiestamente situados en el sur-este de ese cuadrante. La regla, como se obtiene en relación con los otros cuadrantes. Y por lo tanto, es evidente que cada cuadrante está en la familiaridad con dos triplicidades opuestamente colocados, toda su extensión está adaptada a la triplicidad que gobierna como todo un cuadrante, pero sus partes particulares, situado cerca de la mitad de la tierra, y la mentira, en lo que respecta al resto del cuadrante, en una dirección contraria a la asignada a todo el cuadrante completo, que está adaptada a la otra triplicidad que gobierna el cuadrante en particular, opuesta a ella. Los planetas ejercen dominio en estas dos triplicidades que también tienen familiaridad con estas partes particulares, pero, con las otras partes más remotas de cualquier cuadrante, sólo los planetas tienen familiaridad que regla en la triplicidad única a la que se asigna todo el cuadrante. Con la dichas partes particulares sobre el centro de la Tierra, Mercurio también, así como los otros planetas de dominio, tiene familiaridad, en consideración a su estado de meditación y de la naturaleza común.

Particularidades observables

Las peculiaridades de todas las naciones se distinguen según paralelos completos y ángulos enteros, y por su situación en relación con el Sol y la Eclíptica.

El clima que habitamos está situado en uno de los cuadrantes Norte: pero en otras naciones, que se encuentran bajo los paralelos más al sur, es decir, en el espacio entre la línea equinoccial y el trópico de verano, tienen el Sol en su cenit, y se quema continuamente por ell. Son consecuencia es que son negros en la tez, y tienen el pelo grueso y rizado. Son, por otra parte, feos en persona, de estatura contraída, calientes en la disposición y feroces en las costumbres, como consecuencia de la incesante calienta a los que están expuestos, y se les llama por el nombre común de etíopes. Pero la raza humana no solo proporcionar evidencia de que el calor es violento en estas regiones, sino que se muestra también por todos los demás animales y por el estado de la atmósfera circundante.

Los nativos de los países que se encuentran debajo de los paralelos norte más remotos (es decir, en el círculo ártico y más allá) tienen su cenit lejano del zodiaco y del calor del sol. Sus constituciones, por lo tanto, abundan en frío, y también están muy imbuidos en la humedad, que es en sí una cualidad más nutritiva, y, en estas latitudes, no se han agotado por el calor: de ahí que son justo en la tez, con el pelo liso, de cuerpos grandes y plenas estatura. Son fríos en la disposición, y de salvajes maneras, debido al constante frío. El estado de la atmósfera circundante y de los animales y plantas, corresponde con la de los hombres, quienes (como los nativos de estos países) se designan con el nombre general de los escitas.

Los países situados entre el trópico de verano y el Círculo Polar Ártico, con el meridiano Sur en su apogeo, disfrutan de un ambiente bien templado. Esta temperatura favorable, sin embargo, todavía sufre variación y cambia alternativamente, del calor al frío, pero la variación no es enorme, ni violenta. Las personas que disfrutan de este ambiente amable son consecuencia de proporcionalidad tiene una buena estatura y complexión, y la buena disposición natural: ellos no viven en un estado de dispersión, pero viven juntos en sociedades, y son civilizados en sus hábitos. Entre las naciones comprendidas en esta división, los rayando hacia el sur son más industriosos e ingeniosos que los otros, y más adaptados a las ciencias, y estas calificaciones se engendran en ellos por las inmediaciones de la zodiaco a su cenit, y por la familiaridad subsistiendo por lo tanto entre ellos y los planetas se mueven en el zodiaco, que familiarmente tienen actividad y un impulso intelectual a sus mentes.

DIVISIÓN GENERAL DE LA ASIGNATURA

La gran y principal, los puntos que requieren ser atendidos como un medio necesario para la introducción y la consideración de las predicciones particulares, habiendo sido definidas de manera sucinta, las partes posteriores de la materia, comprendiendo todo lo que puede tender a facilitar la predicción, y hacerla completa, será ahora debidamente procedida en, y, al mismo tiempo, que se debe tener cuidado de limitar toda la doctrina dentro de los límites de la razón natural.

El conocimiento previo para ser adquirida por medio de la astrología debe ser considerada en dos grandes y principales divisiones. El primero, que puede ser correctamente llamada general o universal, se refiere a naciones enteras, países o ciudades, y la segunda, denominada en particular, o Genethliacal, se refiere a los hombres individualmente.

Al considerar estas respectivas divisiones, parece adecuado dar prioridad a lo que tiene la aplicación más general y la influencia, porque, en primer lugar, los eventos en general se producen por causas mayores y más compensatorias que las causas de los acontecimientos particulares, en segundo lugar, porque las naturalezas de potencia más amplia deben controlar siempre las que están más limitadas en la acción, y, en tercer lugar, porque los acontecimientos particulares, o afectos individuales, están comprendidas en las de influencia general. Por tanto, es especialmente necesario, en el deseo de investigar los hechos particulares, tratar el primero de los que están en general.

Una vez más, los eventos generales se subdividen según su operación sobre países enteros, y en ciertas ciudades o distritos: una sub-división está considerada que afecta a países enteros, y las otras ciertas ciudades o distritos solamente. También se consideran por separado de acuerdo a las causas por las que se producen, la guerra, la peste, el hambre, los terremotos, las inundaciones y otras similares visitas a depender de esas mayores y más importantes causas, a medida que surgen sólo después de un período prolongado, mientras que las causas más leves, que surjen con más frecuencia, tienen referencia solamente a la revolución de las estaciones, su mayor o menor variación en frío y en calor, la severidad o la suavidad de las condiciones meteorológicas, la abundancia o la escasez ocasional de las disposiciones, y otros acontecimientos similares.

De ahí la consideración de aquellos acontecimientos que afecten a todos los países, y dependen de las mayores causas (ya que tiene un alcance más amplio que el otro, que se une sólo a ciertas ciudades o distritos, y está sujeta a las causas más leves) que tienen prioridad. Y, para su debida investigación, dos puntos esenciales deben ser atendidos: la primera es el conocimiento adecuado de los signos zodiacales y las estrellas fijas con las diversas regiones que puedan estar interesadas, y la segunda comprende las indicaciones de vez en cuando. Las partes de los cielos donde se encuentra tanta familiaridad: por ejemplo, los eclipses del Sol y de la Luna, y tales tránsitos como pueden ser los realizados por los planetas, cuando amanece, y en sus respectivas estaciones.

La naturaleza de la simpatía entre estas cosas debe, sin embargo, se explica en primer lugar, y por lo tanto, a una breve descripción se dará de las principales peculiaridades observables en naciones enteras, en cuanto a sus usos y costumbres, así como a su formación corporal y el temperamento considera agradablemente a su familiaridad con las estrellas y los signos de donde la causa natural de sus peculiaridades donde debidamente procede.

Aplicación, separación y otras facultades

En todos los casos en que las distancias entre los planetas o luminarias son más que insignificantes, el planeta que precede se dice que es aplicable al que lo sigue, y lo que sigue que se separa de lo que precede. La misma regla se obtiene tanto en lo que respecta a la conjunción corporal y para cualquier otro de los aspectos antes descritos, a excepción de que, en la aplicación y separación de la conjunción corporales, también es esencial para observar las latitudes reales de los órganos, con el fin de recibir y considerar sólo un tránsito, como puede hacerse en las mismas partes del zodíaco. Sin embargo, en la aplicación y la separación de los aspectos meramente, la misma atención no es necesaria, ya que todos los rayos convergen uniformemente en uno de los focos, es decir, en el ángulo de la tierra, y se reunen allí por igual en todas partes.

Parece, por lo tanto, por la totalidad de lo que ha sido ya entregado, que la influencia efectiva de las estrellas debe ser considerada como el resultado no sólo de su propia naturaleza y las propiedades peculiares, sino también de la calidad de las señales de los alrededores, y desde la configuración con el Sol y los ángulos de lo que se ha señalado. La influencia de cada planeta, sin embargo, se fortalece principalmente cuando puede ser oriental, rápida y directa en su curso adecuado y el movimiento para ello tiene entonces su mayor poder: pero, por otro lado, pierde fuerza cuando es Occidental y lento en movimiento o retrógrado ya que entonces actúa con efecto menor. Su influencia también recibe la adhesión o la disminución, desde su posición en relación con el horizonte, ya que, si se encuentra en el medio del cielo, o sucedente a mediados de los cielos, es especialmente fuerte, del mismo modo, si es en el horizonte real o sucedente hasta el horizonte, también es potente sobre todo si en el barrio oriental. En caso de que, sin embargo, por debajo de la tierra, y configurado con el ascendente, ya sea desde el cielo inferior, o de cualquier otra parte por debajo de la tierra, su influencia se vuelve más lánguida, pero si, cuando por debajo de la tierra, se mantenga hay tal configuración, se le priva completamente de eficacia.

Rostros, carros, y otros atributos

Los familiaridades existentes entre los planetas y los signos son los que han sido ya particularizados.

También hay, sin embargo, otras peculiaridades atribuidas a los planetas. Cada uno se dice que es en su propia cara, cuando el aspecto que tiene el Sol o la Luna, es similar a la que su propia casa lleva a sus casas, por ejemplo, Venus se encuentra en la cara correcta al hacer un aspecto sextil con la que sea luminaria, siempre que sea occidental al Sol, pero oriental de la Luna, con arreglo a la disposición principal de sus casas.

Cada planeta también se dice que esta en su propia carroza, o trono, o de otra manera triunfal situada, cuando se tiene familiaridad con el lugar que ocupa en realidad, o más, de los modos prescritos de conexión: para cuando se halle en el caso, su influencia y energía estara especialmente aumentada por la familiaridad que por lo tanto lleva a cabo con la señal que forma parte, y que es similar en influencia y coopera con él.

Por último, se dice que cada planeta (aunque puede tener algún conocimiento de la señal que abarca la misma) para alegrarse, cuando subsiste alguna conexión entre ella y otras estrellas de la misma condición, ya que, a pesar de la distancia entre ellos, una cierta simpatía y comunicación de influencia se deriva de su semejanza mutua. De la misma manera, de nuevo, cuando un planeta ocupa un lugar adverso y en condiciones disimiles a sí mismo, gran parte de su influencia se disipa y pierden, en consecuencia de la interposición y mezcla de otra influencia diferente, que surjen del temperamento diferente al del signo por el que se engloba.