Miércoles , Agosto 23 2017
Novedades

Categoría Publicaciones: Nueva era

La nueva era es un conjunto de practicas y creencias basadas en la elevación espiritual del alma en la tierra, va unido a un ritmo de cambio en toda la humanidad, no es el individuo el que se eleva sino la sociedad o la humanidad por periodos, el reiki, el yoga o la meditación entre otras muchas son consideradas disciplinas de la nueva era.

LA DISPOSICIÓN DE LOS TÉRMINOS

Hay dos métodos de eliminación de los términos de los planetas, en referencia al dominio de la triplicidad, uno es Egipcio, el otro es caldeo.

Pero el método Egipcio conserva ninguna distribución regular, ni en el punto del orden sucesivo ni en el punto de la cantidad.

En cuestión de orden es defectuosa, ya que, en algunos casos, asigna los primeros grados de un signo para el señor de la casa, en otros al señor de la triplicidad, y en otros de nuevo para el señor de la exaltación. Al seleccionar este fracaso ejemplo para ver fácilmente, por ejemplo, si la resolución fuera regulada por el gobierno de las casas, por lo que la razón debe ser Saturno da los primeros grados de Libra, ya que el signo es la casa de Venus? o ¿por qué Júpiter les llevará en Aries, que es la casa de Marte? Si siguiera el gobierno de la triplicidad, por qué razón debería Mercurio dar los primeros grados de Capricornio, que se encuentra en la triplicidad regida por Venus? Si el gobierno da exaltaciones, ¿por qué Marte da los primeros grados en cáncer? ese signo es la exaltación de Júpiter. Y si la orden se regula incluso considerando el planeta que posee la mayor parte de estas dignidades en el signo, por qué razón debería Mercurio dar los primeros grados en Acuario, en la que muestra que rige únicamente por triplicidad, y por qué no de Saturno, que tiene el gobierno en ella por la casa, así como por triplicidad? o por qué en definitiva debe Mercurio, que no posee ningún tipo de dominio en Capricornio, recibir los primeros grados en el signo también? La misma falta de orden es muy evidente en el resto de la distribución.

Existe una igualdad de irregularidad en las cantidades respectivas de los grados asignados por los Egipcios a los diversos términos de los planetas. Porque de ninguna manera es una demostración adecuada ni suficiente de exactitud que la suma total de todos los números de todos y cada una de las cantidades del planeta en total precisan de que requiere de que se divida en porciones de tiempo; 2 , ya que, incluso si se admite que este total, obtenida de cada estrella, se afirma correctamente por el Egipcio, aún puede objetarse el mismo total, por lo recogido por ellos, se puede encontrar en muchas otras formas de intercambiando de los números de una señal.

Hay también personas que sostienen que en todas las latitudes el mismo espacio de tiempo se ocupó en ascenso por todas las estrellas, lo que, sin embargo, es manifiestamente errónea, porque, en primer lugar, a estas personas se les guia por la opinión vulgar de las alturas de los planos de la ascensión, que es totalmente ajena a la verdad, y según la cual, en paralelo de bajo egipcio, los signos de Virgo y Libra ascenderían cada uno en treinta y ocho grados y una tercera, y Leo y Escorpión en cada treinta y cinco grados; cuando lo es, por el contrario, se muestra por las tablas, que los dos últimos signos ocupan en sus varias ascensiones más de treinta y cinco grados cada una, pero Virgo y Libra menos.

La triplicidad

La familiaridad que existe por triplicidad surge en el modo siguiente:

La triplicidad conserva acuerdo con un triángulo equilátero, y toda la órbita zodiacal se define por tres círculos, a saber la del equinoccio, y las de los dos trópicos, los doce signos son, por lo tanto, distribuidos entre cuatro triángulos equiláteros.

El primer triángulo o triplicidad, está formado por tres signos masculinos, Aries, Leo y Sagitario, con el Sol, Júpiter y Marte, que los señores de la casa. Marte, sin embargo, se contraria en condiciones de la influencia solar, esta triplicidad recibe, ya que sus señores, sólo Júpiter y el sol. Durante el día, por lo tanto, el Sun afirma el director co-regencia de la misma, y ​​Júpiter por la noche. Aries está en el círculo equinoccial, Leo en el verano, y Sagitario en el círculo de invierno. Esta triplicidad es principalmente al norte, debido al dominio simultáneo de Júpiter, que es fructífero y amplio, y expresamente conectado con vientos procedentes del norte, es, sin embargo, también en el barrio noroeste a consecuencia de ser, en cierto grado, junto con el oeste a través de la casa de Marte, que introduce brisas occidentales y las cualidades femeninas de ese trimestre, como consecuencia de su condición lunar.

La segunda triplicidad, formada por Tauro, Virgo y Capricornio, se asigna al dominio de la Luna y Venus, ya que consiste en signos femeninos. La Luna rige por la noche, y Venus de día. Tauro es el círculo del verano, Virgo en la equinoccial, y Capricornio en el invierno. Esta triplicidad es el sur, como consecuencia del dominio de Venus, cuya influencia cálido y húmedo produce vientos del sur: es, sin embargo, además, recibe una mezcla de este, por medio de Saturno, ya que, como Capricornio es la casa de ese planeta, y un signo oriental, Saturno entra en vigor de los vientos de ese trimestre, y proporciona esta triplicidad con una mezcla de este, con qué cuarto está además conectado por medio de su condición de solar.

La tercera triplicidad se compone de Géminis, Libra y Acuario, signos masculinos. Tienen relación con Saturno y Mercurio por contener sus casas, por lo que se atribuye a ellos, y no a Marte, a qué planeta no tiene relación. Saturno rige por día, debido a su condición, y Mercurio por la noche. Géminis es el círculo del verano, Libra en el equinoccio y Acuario en el invierno. Esta triplicidad es principalmente al este, por la influencia de Saturno, pero se convierte en el noreste, recibiendo también una mezcla de al norte de la condición de Júpiter, con qué planeta Saturno tiene, a este respeto, una familiaridad diurna.

El cuarto triplicidad, formado por Cáncer, Escorpio y Piscis, se deja al planeta restante, Marte, que tiene derecho en él por medio de su casa, Escorpio. Pero, como los signos que constituyen esta triplicidad son femeninas, la luna de noche y Venus de día, a través de su condición femenina, los gobiernos, junto con Marte. El cáncer es en el círculo verano, Escorpión en el invierno, y Piscis en el equinoccio. Esta triplicidad es occidental, como consecuencia de que el gobierno de la Luna y Marte, pero también se mezcla con el sur por el dominio conjunto de Venus, y por lo tanto se convierte en el suroeste.

CASAS DE LOS PLANETAS

Esas estrellas que están denominadas a los orbes planetarios tienen en especial familiaridad con ciertos lugares al zodiaco, por medio de piezas no designadas como sus casas, y también por su triplicidad, exaltaciones, términos, etc.

La naturaleza de su familiaridad por las casas es la siguiente:

Cáncer y Leo son el más septentrional de los doce signos, que se acercan más cerca que los otros signos del Zenith de esta parte de la tierra, y por lo tanto causan el calor y el calor: que tanto se apropian como las casas de los dos principales y mayores luminarios, Leo para el Sol, como ser masculino, y cáncer de la Luna, por ser femenina. Es por lo tanto, ha dado como resultado, que el semicírculo de Leo a Capricornio ha sido ordenado solar, y el semicírculo de acuario al cáncer, lunar, con el fin de que cada planeta podría ocupar una señal en cada semicírculo, y por lo tanto tienen una de sus casas configurado con la Sun y el otro con la Luna, conforme á los movimientos de su propia esfera, y las propiedades peculiares de su naturaleza.

Saturno, por lo tanto, ya que él es frío y hostil al calor, moviéndose también en una órbita superior, más alejado de las luminarias, ocupa los signos opuestos de Cáncer y Leo: son Acuario y Capricornio, y que se le asignan en la consideración de su naturaleza fría e invernal, y debido a la configuración de la oposición no cooperan a la producción del bien.

Júpiter tiene un temperamento favorable, y se sitúa por debajo de la esfera de Saturno, por lo que ocupa los próximos dos signos, Sagitario y Piscis. Estos signos son amplias y fructíferas, como consecuencia de su alejamiento doctrinal de las casas de las luminarias, que la distancia armoniza con el funcionamiento del bien.

Marte es seco en la naturaleza, y por debajo de la esfera de Júpiter: toma los próximos dos signos, de naturaleza similar a la suya, a saber. Aries y Escorpio, cuyas distancias de las casas de las luminarias correspondientes son perjudiciales y discordantes.

Venus, con un temperamento favorable, se coloca por debajo de la esfera de Marte, tiene los siguientes dos signos, Tauro y Libra. Estos son de naturaleza fértil, y preservan la armonía por la distancia sextil, y este planeta no es más que dos signos distante del sol.

Mercurio no tiene mayor distancia del Sol que el espacio de un signo, y está por debajo de todos los otros planetas, de ahí que se coloca más cercano a las dos luminarias, y las dos señales restantes, Géminis y Virgo, se asignan a él.

Signos inconjunción

Todas las señales, entre las que no existe ningún conocimiento en cualquiera de los modos anteriores se especifica, son inconjunciones y separadas.

Por ejemplo, todas las señales son inconjunciones que están al mando, ni tampoco obedecen, y no vienen una al otra, ni de igual potencia, así como todos los signos que contienen entre ellas el espacio de una única señal, o el espacio de cinco signos y no hacen nada en absoluto en la participación en cualquiera de las cuatro configuraciones prescritas: a saber. La oposición, el trígono, el cuartil y el sextil. Todas las partes que están distantes del uno del otro en el espacio de una señal sólo se consideran inconjunciones, debido a que se evitan, por así decirlo, el uno del otro, y porque, a pesar de dicho espacio entre ellos se pueden extender en dos señales, sólo el conjunto contiene un ángulo igual a la de una señal: todas las partes distantes el uno del otro en el espacio de cinco señales también se consideran inconjunción, porque dividen el círculo entero en partes desiguales, mientras que los espacios contenidos en las configuraciones anteriormente mencionadas, a saber. la oposición, trígono, cuartil, y sextil, producen divisiones alícuotas.

Nunca se ha demostrado muy claramente cómo los seguidores de Ptolomeo han conciliado los nuevos aspectos llamados al semiquadrate, quintiles, Sesquicuadratura, biquintil. Se dice que ellos han inventado, y se han adoptado universalmente, incluso Plácidos, que ha aplicado la doctrina de Ptolomeo para practicar mejor que cualquier otro escritor, y han hecho uso de ellos, y, si los nacimientos publicados por él han de ser acreditados, se ha establecido plenamente en su importancia.

Signos masculinos y femeninos

entre los doce signos, seis son llamados masculinos y diurno, y seis femeninas y nocturnas. Están dispuestos en orden alterno, una después de la otra, como el día es seguido por la noche, y como el macho se acopla con la hembra.

El comienzo, ya se ha dicho, pertenece a Aries, ya que la humedad de la primavera forma una introducción para las otras estaciones. Y, como los gobierna sexuales masculinas, y el principio activo le da prioridad del pasivo, los signos de Aries y Libra son consecuencia consideros masculinos y diurnos. Estas señales se describe al círculo equinoccial, y de ellos proceden de la variación del director, y la agitación más potente, de todas las cosas. Los signos inmediatamente después de ellas son femeninas y nocturnas, y el resto están dispuestos consecutivamente como masculino y femenino, por orden alternativo.

Cualidades masculinas o femeninas son, sin embargo, por algunas personas, que se atribuye a las señales por medio de una disposición diferente, y haciendo la señal ascendente (que también se llama el horóscopo) el primero de los signos masculinos. También consideran la primera señal tropical que aquel en el que se plantea la Luna, porque ella sufre cambios y variaciones más frecuentes y rápidos que cualquier otro cuerpo celeste, y es por un modo similar de razonamiento que establecen el horóscopo como el primer signo masculino, en razón de su ser más inmediatamente bajo el sol. Una vez más, algunas de estas personas igualmente permite la disposición alternativa de los signos, mientras que hay, de nuevo, otros que no lo admiten, pero, en su lugar, dividen todo el zodiaco en cuadrantes, y se denominan las que existen entre el ascendente y el medio cielo, y entre el ángulo occidental y el refugio más bajo, oriental y masculino, y los otros dos cuadrantes, occidentales y femenino.

También ha habido otras denominaciones adicionales otorgados a los signos, a consecuencia de sus aparentes formaciones y figuras: se les ha llamado cuadrúpedos, terrestres, imperiales, fructíferos, y han recibido varios otros epítetos distintivos de la misma clase, pero estos. Las distinciones parecen demasiado poco importantes que incluso enumerada aquí, ya que su origen es evidente, y ya que, en caso de que alguna vez se pensó útil para la inferencia de los efectos futuros, puedan aplicarse fácilmente sin la ayuda de más instrucciones.

Equinocios, fijos y bicorporeales

Entre los doce signos, algunos se denominan tropicales, otros equinocciales, otros fijos y otros bicorporeales.

Los signos tropicales son dos: los primeros treinta grados después del solsticio de verano, que componen el signo de Cáncer, y los primeros treinta grados después del solsticio de invierno, que componen el signo de Capricornio. Estos se llaman tropicales, debido a que el Sol, después de haber llegado a sus primeros puntos, parece girar y cambiar de rumbo hacia una latitud contraria causando verano por el giro que hace en Cáncer, y el invierno por lo que él hace en Capricornio.

También hay dos signos equinocciales: Aries, la primera después del equinoccio vernal, y Libra, el primero después del equinoccio de otoño: se llaman así, ya que el Sol, cuando en el primer punto de ya sea, hace que el día y la noche igual.

De las ocho muestras restantes, cuatro son fijos, y cuatro bicorporeales. Esos signos, que solidariamente siguen inmediatamente después de los dos tropicales y los dos signos equinocciales, se llama fijo, ya que, durante la presencia del sol en ellos, el frío, el calor, la humedad o sequedad, de la temporada, que comenzó a su llegada que precede el signo tropical o equinoccial, es entonces más firmemente establecida: no, sin embargo, el temperamento de la temporada tiene en sí en realidad aumentó en vigor, pero, después de haber seguido durante algún tiempo en funcionamiento, entonces hace que todas las cosas con más fuerza afectadas por la influencia.

Los signos bicorporeales solidariamente siguen los signos fijos, y, de ser así intermedianamente colocan entre el fijo y los signos tropicales, participan en las propiedades constitucionales de ambos, de su primero en sus últimos grados.

LA INFLUENCIA DE LOS CUATRO ÁNGULOS

Los ángulos son los cuatro puntos cardinales del horizonte, de donde se derivan los nombres generales de los vientos. Con respecto a sus cualidades, es preciso señalar que el punto de este, o el ángulo del ascendente, es principalmente seco en su naturaleza, ya que, a la llegada del Sol en el mismo, las humedades ocasionadas por la noche comienzan a ser secados, y los vientos que soplan por ese lado, bajo el nombre común de los vientos del este, son áridos y libres de humedad.

El punto más al sur, o el ángulo de mediados de los cielos, es el más caliente, porque el Sol meridiano da posición, a lo que produce una mayor calidez y calor, la disminución (en esta parte de la tierra) hacia el sur. Los vientos, por lo tanto, que soplan por ese lado, y comúnmente se llaman los vientos del sur, son calientes y en enrarecimiento.

El punto del oeste, o el ángulo occidental, es húmedo, ya que, cuando el Sol está ahí, la humedad, la que había sido dominada durante el día, reanuda su funcionamiento, y los vientos procedentes de allí, y comúnmente llamados vientos del oeste, son ligeros y con humedad.

El punto más al norte, o el ángulo del cielo más bajo, es el más frío, porque el meridiano da posición al Sol en esta parte de la tierra está muy lejos de ella en declinación, y los vientos allí proceden, bajo el nombre común de los vientos del norte, son frías y heladas.

Será, por supuesto, se observa que un completo conocimiento de los asuntos antes curso es esencial para adquirir la facultad de distinguir temperamentos de cada forma y variación: ya que es lo suficientemente obvio para la influencia efectiva de las estrellas que debe ser muy diversificado por las constituciones de las estaciones del año, así como las de las edades de la vida, y de los ángulos, y también de las estrellas que tienen una influencia mucho más fuerte en cualquier constitución, cuando puede que no haya en ella cualquier tendencia contraria a su propia, ya que toda la influencia es entonces todo y sin mezcla, por ejemplo, las estrellas efectuan calor operan con más fuerza en las constituciones de calor, y aquellos efectuan la humedad en las constituciones de la humedad. Por otra parte, debería una tendencia, en contra de su propio, existir en cualquier constitución, las estrellas en consecuencia se vuelven menos eficaces, y en consecuencia de ser y se mezcla con esa tendencia contraria: y esto sucede, por ejemplo, cuando las estrellas que afectan calor son por las constituciones de frío, o las estrellas que producen la humedad por las constituciones de sequedad. La influencia de cada estrella es, pues, modificada por la proporción aditiva presentada por las constituciones de carácter diferente de sí mismo.

En la sucesión de las instrucciones previas, la siguiente descripción de las propiedades naturales y peculiares de los signos del zodiaco se adjunta: al temperamento general de las señales análogas a las de las estaciones, que se establecen, respectivamente, en cada signo, pero tienen, también, ciertas energías peculiares, derivadas de su familiaridad con el Sol, la Luna y las estrellas, que se especifica a continuación, y las influencias simples y sin mezcla existentes en las señales, como se considera sólo en sí mismos y en relación con entre sí, se declaró primero.

LAS ESTACIONES ANUALES

El año comprende cuatro estaciones, primavera, verano, otoño, e invierno, de los cuales, el resorte participa principalmente en la humedad, ya que en la disipación de frío y la reanudación del calor, una expansión de los fluidos tiene lugar: al verano es principalmente caliente, debido a la mayor aproximación del Sol al cenit: el otoño es principalmente seco, ya que el calor reciente ha absorbido la humedad, y el invierno es principalmente frío, el Sol sigue siendo luego a su máxima distancia desde el cenit.

Por tanto, el principio de todo el círculo zodiacal (que en su naturaleza como un círculo no puede tener otro principio, ni fin, capaz de ser determinado), se supone que es el signo de Aries, que comienza en el equinoccio de primavera: ya que la humedad de la primavera constituye un principio primordial en el zodíaco, análogo al principio de toda la vida de los animales, lo que, en su primera edad de existencia, abunda principalmente en la humedad: la primavera, también, como la primera edad de la vida animal, es suave y tierna, por lo que se coloca adecuadamente como la apertura del año, y es seguida por las otras estaciones en la sucesión apropiada. El verano viene en segundo lugar, y en su vigor al calor, de acuerdo con la segunda edad de los animales, la flor de la vida, y el período más rico en calor. Una vez más, la edad en la flor de la vida ha desaparecido, y en el que la caries se prepara para avanzar, es principalmente abundante en la sequedad, y se corresponde con el otoño. Y el período final de la tercera edad, acelerando la disolución, es principalmente frío, como el invierno.

CONSTELACIONES DEL NORTE DEL ZODIACO

Las constelaciones del norte del zodiaco tienen sus respectivas influencias, análogas a las de los planetas, que existe en el modo descrito en la siguiente pequeña lista:

Ursa Minor: Las estrellas más brillantes de esta constelación son como Saturno, y en cierto grado como Venus.

Ursa Major: es como Marte, pero la nebulosa debajo de la cola se parece a la Luna y Venus en su influencia.

Draco: Las estrellas brillantes funcionan como Saturno y Marte.

Cefeo: es como Saturno y Júpiter.

Bootes: es como Mercurio y Saturno, pero es brillante, y rojiza la estrella, llamada Arcturus, es como Marte y Júpiter.

Corona Borealis: es como Venus y Mercurio.

Hércules (o el Kneeler): es como Mercurio.

Lyra: es como Venus y Mercurio.

Cygnus: es como Venus y Mercurio.

Cassiopeia: es como Saturno y Venus.

Perseo: es como Júpiter y Saturno, pero la nebulosa, en la empuñadura de la espada, es como Marte y Mercurio.

Auriga: Las estrellas más brillantes son como Marte y Mercurio.

Serpentario: es como Saturno, y moderadamente como Venus.

Serpens: es como Saturno y Marte.

Sagitta: es como Saturno, y moderadamente como Venus.

Aquila: es como Marte y Júpiter.

Delphinus: es como Saturno y Marte.

Equus (o Pegasus): La estrella más brillante es como Marte y Mercurio.

Andrómeda: es como Venus.

Delta (o el Triángulo): es como Mercurio.

LA INFLUENCIA DE LAS ESTRELLAS FIJAS

Aries: Las estrellas en la cabeza de Aries poseen una influencia similar en sus efectos a la de Marte y Saturno: aquellos en la boca actúan de manera similar a Mercurio, y en cierto grado a Saturno, aquellos en el pie a obstaculizar, a Marte, los de la cola, a Venus.

Taurus: Esas estrellas en Tauro, que están en la abscisión del signo, se asemeja a su temperamento la influencia de Venus, y en cierto grado las de Saturno, los de las Pléyades son como la Luna y Marte. De las estrellas en la cabeza, que una de las Hyades que es Fácula brillante y rubia, y llamado, tiene el mismo temperamento que Marte: los otros se asemejan a Saturno, y, en parte, Mercury, y los que están en la parte superior de los cuernos son como Marte.

Géminis: Las estrellas en los pies de Géminis tienen una influencia similar a la de Mercurio, y moderadamente a la de Venus.

Las estrellas más brillantes en los muslos son como Saturno: una de las dos estrellas brillantes en la cabeza, el que precede y se llama Apolo, es como el mercurio y el otro que sigue, llamado Hércules, es como Marte.

Cáncer: Las dos estrellas en los ojos de cáncer son de la misma influencia que Mercurio, y también son moderadamente como Marte. Los que están en las garras son como Saturno y Mercurio. La masa nebulosa en el pecho, llamado el Pesebre, tiene la misma eficacia que Marte y la Luna. Los dos colocados a ambos lados de la masa nebulosa, y llamado el Asini, tienen una influencia similar a la de Marte y el sol.

Leo: De las estrellas de Leo, dos en la cabeza son como Saturno y en parte como Marte. Los tres en el cuello son como Saturno, y en cierto grado como Mercurio. El luminoso en el corazón, llamado Regulus, está de acuerdo con Marte y Júpiter. Los que están en los lomos, y el el otro en la cola, son como Saturno y Venus: los de los muslos parecen Venus, y, en cierto grado, Mercury.

Virgo: Las estrellas en la cabeza de Virgo, y que en la parte superior del ala sur, funcionan como Mercurio y Marte, algo así como: las otras estrellas brillantes en la misma ala, y los de la faja, se asemejan a Mercurio en su influencia, y Venus moderadamente. El brillante en el ala norte, llamado Vindemiator, es de la misma influencia que Saturno y Mercurio: que llama Spica Virginis es como Venus y Marte en parte: los que están en las puntas de los pies y en la parte inferior de las prendas son como Mercurio, y también Marte, moderadamente.

Libra: Las estrellas en los puntos de las garras de Escorpión operan como Júpiter y Mercurio: los de la media de las garras, como Saturno, y en cierto grado como Marte.

Escorpio: Las estrellas brillantes en la parte delantera del cuerpo de Escorpión tienen un efecto similar a la producida por la influencia de Marte, y en parte a la producida por Saturno: los tres en el propio cuerpo, el medio una de las cuales, llamada Antares, es rojizo y más luminoso, son similares a las de Marte y moderadamente a Júpiter: las de las articulaciones de la cola son como Saturno y en parte como Venus: los de la picadura, como Mercurio y Marte. La nebulosa es como Marte y la Luna.

Sagitario: Las estrellas en la punta de la flecha de Sagitario tienen una influencia similar a la de Marte y de la Luna: los de la proa, y al alcance de la mano, actúan como Júpiter y Marte: la nebulosa en la cara es como el Sol y Marte: los de la cintura y en la parte trasera se parece Júpiter y Mercurio también moderado: las de los pies, Júpiter y Saturno: la figura de cuatro lados de la cola es similar a Venus, y en cierto grado a Saturno.

Capricornio: Las estrellas en los cuernos de Capricornio tienen una eficacia similar a la de Venus, y en parte a la de Marte. Las estrellas en la boca son como Saturno, y en parte como Venus: las de los pies y en el acto del vientre de la misma manera como Marte y Mercurio: las de la cola son como Saturno y Júpiter.

Aquarius: Las estrellas en los hombros de Aquarius operan como Saturno y Mercurio, los de la mano izquierda y en la cara, haga lo mismo: los de los muslos tienen una influencia más en consonancia con la de Mercurio, y en menor grado con el de Saturno: los de la corriente de agua tienen una potencia similar a la de Saturno, y, moderadamente, a la de Júpiter.

Piscis: Esas estrellas de Piscis, que están en la cabeza de los peces del sur, tienen la misma influencia que Mercurio, y, en cierta medida, como Saturno: las del cuerpo son como Júpiter y Mercurio las de la cola y en la línea del sur son como Saturno, y, moderadamente, como Mercurio. En los peces del norte, los de su cuerpo y la columna vertebral se asemejan a Júpiter, Venus y también en cierto grado: los de la línea norte son como Saturno y Júpiter, y la estrella brillante en el nudo actúa como Marte, y moderadamente como Mercurio.