Miércoles , Junio 28 2017
Novedades
Ceremonias mágicas – Parte 6

Ceremonias mágicas – Parte 6

Parece como si el desempeño de todas las ceremonias requerirían varios días, y está claro que sólo los ricos podían permitirse el gasto que debe haber asistido a estas exequisitos elaborados, para las clases más pobres de los hombres de las diversas ceremonias deben haber sido muy reducidas, y en un período muy temprano nos encontramos con que una forma abreviada de ritual había tomado su lugar. De todas las ceremonias, el más importante fue el de la “Apertura de la boca y los ojos”, que se lleva a cabo ya sea en la propia momia o a raíz de una estatua que representaba. Ya se ha señalado que los egipcios creían que podían transmitir a una estatua los atributos de la persona a cuya imagen se hizo, y del mismo modo que lo que se había hecho a la imagen de la persona momificada se hizo también a él. El uso de una estatua en lugar de la momia real tiene ventajas obvias, para la ceremonia podría llevarse a cabo en cualquier momento y en cualquier lugar, y la presencia de la momia era innecesaria. Como cuestión de hecho, la ceremonia se llevó a cabo en una cámara en la entrada de la tumba, o fuera de la tumba en un lugar que se había hecho ceremonialmente pura o consagrada, y los que participaron en ella fueron: cherheb o sumo sacerdote oficiante, quien ocupó un rollo de papiro en la mano. El Sem sacerdote. El Smer, que era, tal vez, algún amigo íntimo de la persona fallecida.

El Sa-mer-ef, el hombre que era o bien el hijo del fallecido o de su representante. El Tcherau-ur, o la mujer que representó a Isis. El Tcherau-sheraut, o la mujer que representó a Nephthys. El Menhu o matarife. El Am-asi sacerdote. El Am-khent sacerdote. Un número de personas que representaban a la guardia armada de Horus. Todos ellos se convirtieron en actores de escenas que estaban destinados a representar los acontecimientos que tuvieron lugar en relación con el entierro de Osiris, con quien el difunto se identifica ahora, las dos mujeres tomaron las partes de las diosas Isis y Neftis, y los hombres las de los dioses que les ayudaron en el desempeño de sus funciones piadosas. De las escenas que acompañan a los textos 3 en ​​relación con la ceremonia de apertura de la boca y de los ojos, vemos que se inició con la aspersión de agua en los alrededores de la estatua o la momia de cuatro buques, uno para cada trimestre de la tierra, y con el recital de direcciones a la Horus dioses, Set, Thoth, y septiembre, este acto restaurado al difunto el uso de la cabeza. La aspersión del agua fue seguida de una purificación por medio de incienso, que también figuran en cuatro vasos, uno para cada uno de los cuatro ángulos de la tierra. La quema de esta sustancia aromática ayudó a abrir la boca de la persona fallecida y en el fortalecimiento de su corazón.

Los comentarios están cerrados.