sábado , octubre 21 2017
Novedades
Cielo y tierra en la magia egipcia

Cielo y tierra en la magia egipcia

Más adelante investigaremos la representación  de la tierra a través del simbolismo de Geb: en el contexto puramente mágico, corresponde rememorar pese a esto desde hoy a la pareja cielo-tierra sobre la que persisten los Escritos de las Pirámides.
Firmamento y tierra no siempre han existido, y su origen es el resultado de una transformación, de una modificación (jeper, límite que se escribe con un escarabajo). La vida verídica es. por otra parte, de orden paradisíaco, como lo señala una modo sorprendente:
En el firmamento, se vive (anj); en la tierra, se es (jeper).
El firmamento ha sido aislado de la tierra en el instante de la elevación de los dioses al firmamento, y el Faraón no cae del firmamento a la tierra. No obstante, no desatiende ni a una de ellas ni a la otra:
El Faraón soporta el firmamento en su canto derecho,
Traslada la tierra en su canto zurdo.
El Faraón soporta el firmamento con la vida.
Traslada la tierra con felicidad.
Esta mano derecha que es suya soporta el firmamento que favorece.
Esta mano zurda que es suya traslada la tierra con felicidad.
El firmamento no está hueco de Faraón,
Esta tierra no está hueca de Faraón.
La morada del Faraón en el firmamento no será destruida.
La residencia del Faraón en la tierra no será aniquilada.
Firmamento y tierra son ofrecidos al Faraón por orden del Inicio hacedor, los dos firmamentos y las dos tierras se mueven hacia el monarca en un gesto de sumisión a su creador, el las diluye que están en el firmamento y la tierra ambas trabajan para él.
Frente al Faraón, firmamento y tierra pueden estremecerse de un miedo considerable.
El paso del Faraón no se observa obstaculizado en el firmamento ni en la tierra: eternamente, se eleva al firmamento y baja a la tierra, él que es una llama en el soplo hasta el límite del firmamento, hasta el límite de la tierra y a quien ningún dificultad detiene.

Los comentarios están cerrados.