lunes , noviembre 20 2017
Novedades
CLARIVIDENCIA SIMPLE: PARCIAL – Parte 3

CLARIVIDENCIA SIMPLE: PARCIAL – Parte 3

En la investigación de los fenómenos de visión todos estos tipos variados y muchos otros se encontrarán, y un cierto número de casos de mera alucinación será casi seguro que aparecen también, y tendrán que ser cuidadosamente eliminados de la lista de ejemplos. El estudiante de esta asignatura tiene un fondo inagotable de paciencia y perseverancia constante, pero si continúa el tiempo suficiente, se iniciará tenuemente a discernir orden detrás del caos, y poco a poco a hacerse una idea de las grandes leyes bajo las cuales toda la evolución de trabajo.

Esto le ayudará mucho en sus esfuerzos si se aprobará el orden que acabamos de seguido que, si es que primero se toma la molestia de familiarizarse tan a fondo como puede ser con los hechos reales sobre los aviones con que se ocupa de la clarividencia ordinaria. Si va a aprender lo que realmente hay que ver con la visión astral y etérica, y cuáles son sus limitaciones respectivas son, entonces tendrá, por decirlo así, una norma para medir los casos que él observa. Desde todas las instancias de la deficiencia visual debe de ajuste necesidad en algún lugar en este conjunto, si no tiene el contorno de todo el esquema en su cabeza le resultará relativamente fácil con un poco de práctica para clasificar a las instancias con las que está llamada a acuerdo.

No hemos dicho nada hasta ahora en cuanto a las posibilidades aún más maravillosas de clarividencia en el plano mental, ni tampoco es necesario que mucho hay que decir, ya que es sumamente improbable que el investigador nunca se encontrará con algún ejemplo de ella, salvo entre los alumnos una formación adecuada en algunas de las escuelas más altas del ocultismo. Para ellos se abre un nuevo mundo nuevo, mucho más vasto de todos aquellos por debajo de él, un mundo en el que todo lo que podemos imaginar de mayor gloria y esplendor es el lugar común de la existencia. Algunos debido a su maravillosa facultad, su felicidad inefable, sus magníficas oportunidades para el aprendizaje y para el trabajo, se da en el sexto de nuestros manuales teosóficas, y que el estudiante puede ser referido.

Todo lo que tiene que dar, todo lo que por lo menos que se puede asimilar-se encuentra al alcance del alumno entrenado, pero para el clarividente inexperto al tacto es poco más que una mera posibilidad. Se ha hecho en trance hipnótico, pero el caso es de que se supere la rareza, pues necesita casi sobrehumanas calificaciones en el camino de la aspiración espiritual y sublime pureza absoluta de pensamiento y la intención en la parte tanto del sujeto como del operador.

Los comentarios están cerrados.