Viernes , Agosto 18 2017
Novedades
Como funciona la ascensión de los jeroglificos

Como funciona la ascensión de los jeroglificos

Esta estatua es una limpia mención a los doce labores de Hércules. Los doce labores de Hércules, ejemplo del individuo verdadero y realizado, señalan, marcan, la vía que segrega que nos conduce hasta los niveles de Profesor Acabado y Gran Elegido.

Primer trabajo: Botín y defunción del Valiente de Nemea, la energía de los instintos y emociones incontroladas que todo lo educa y lo engulle.

Segundo trabajo: Desolación de la Hidra de Lerna, engendro alegórico de principio imperecedero, dotado de nueve testas amenazantes que se renuevan cada vez que son destruidas.

Puede interpretarse esta hidra variada como una fotografía simbólica que personaliza claramente a la cabeza con todas sus imperfecciones psíquicas.

Tercer trabajo: Botín de la cierva Cerenita y del jabalí de Erimanto. Es la cierva de extremidades de bronce y astas de dinero, hay que mirar limpio al alma humana, el manas supremo de la teosofía. En el atroz jabalí, maligno cual ninguno, está el signo viviente de todas las bajas emociones animales.

Cuarto trabajo: Higiene singular de los célebres cobertices de Augías, Monarca de Elida; cuya vástaga, sabedora de las excelencias de las hincas, formaba con ellas maravillosos bebedizos. Estos cobertices son la viva imagen alegórica de nuestros ancestros y apoyos subconscientes, sumergidos, que albergan a sus innumerables tropeles (esos variados agregados espirituales brutales, que forman el ego).

Quinto trabajo: Cacería y desolación de las aves antropófagas, que lóbregas vivían las lagunas de Estinfal y asesinaban a los hombres con sus bronceadas plumas, que a metodo de saetas mortales tiraban oposición sus desvalidas mártires.

Sexto trabajo: Botín del toro de Creta.

Séptimo trabajo: Botín de las potras de Diómedes, que asesinaban y se ingerían a los náufragos que llegaban a las orillas del habito luchador de los bistonios.

Mención a los infrahumanos elementos pasionarios, profundamente sumergidos en nuestros internos precipicios involuntarios, son alegóricas bestias uno a las diluyes espermáticas del primer momento, preparadas siempre a devorar a los fracasados.

Octavo trabajo: La covacha donde se dio la defunción del atracador Caco, el daño al atracador ocultado en el interior de la lóbrega covacha de la infraconsciencia humana, que roba alevosamente el centro sexual del ser para retribución de salvajes emociones animales.

Noveno trabajo: Dominación del cinturón de Hipólita, gobierna de las cazadoras, mención al aire espiritual femenino de nuestra naturaleza inferior.

Décimo trabajo: Dominación del tropel de Gerión, asesinando a su dueño quien se le enfrentó, después de a sus vigilantes, y a los canes Ortos y Euritión.

Onceavo trabajo: Apropiarse de las manzanas de las Hespérides, las ninfas vástagas de Atlas, vivísima imagen del astro Venus, el lucero delicioso del afecto.

Esta proeza tiene la descripción con los cuentos bíblicos sobre los frutos del arbolito de la sabiduría del beneficio y del daño, en el vergel edénico.

Doceavo trabajo: Extraer de su dominio plutónico al can Tricípite que lo custodiaba.

Los comentarios están cerrados.