Domingo , Agosto 20 2017
Novedades
El conocimiento puede ser adquirido – Parte 2

El conocimiento puede ser adquirido – Parte 2

A partir de estas premisas se deduce no sólo que todos los cuerpos, que pueden ya estar compuestos, se someten al movimiento de las estrellas, sino también que la impregnación y el crecimiento de las semillas de las que todos los cuerpos procedan, se enmarcan y se moldean por la calidad existente en el ambiente en el momento de dicha impregnación y crecimiento. Y es sobre este principio que los labradores más observantes y los pastores están acostumbrados, dibujando sus conclusiones a partir de las brisas particulares que puedan ocurrir en las semillas a tiempo y en la impregnación de su ganado, para formar predicciones en cuanto a la calidad del producto esperado.

En definitiva, sin embargo indoctos en la filosofía de la naturaleza, estos hombres pueden predecir, sólo por su observación anterior, aún más general y efectos habituales que resultan de la más clara y configuraciones más visibles del Sol, la Luna y las estrellas. Se ve todos los días que incluso las personas más analfabetas, sin otra ayuda que sus propias observaciones con experiencia, son capaces de predecir los acontecimientos que puedan ser consecuencia de la influencia más extendida del Sol y la más sencilla para el ambiente, y que no puede ser susceptible a la variación por las configuraciones complejas de la Luna y las estrellas hacia el sol. Hay, por otra parte, entre la creación animal, animales que evidentemente forman el pronóstico, y el uso de este maravilloso instinto en los cambios de las distintas estaciones del año, primavera, verano, otoño, e invierno, y, también, a los cambios del viento.

En la producción de los cambios de las estaciones, el Sol mismo es principalmente el funcionamiento y la causa visible. Hay, sin embargo, otros acontecimientos que, aunque no se indican en la sencilla manera, pero dependen de una ligera complicación de causas en el ambiente, también son conocidos de antemano por las personas que han solicitado su observación al respecto. De esta clase, son tempestades y vendavales de viento, producidas por ciertos aspectos de la Luna y las estrellas fijas, hacia el sol, de acuerdo con sus diversos cursos, y el enfoque de los cuales por lo general se prevén por los marinos. Al mismo tiempo, el pronóstico realizado por personas de esta categoría deberían ser frecuentemente falaz, debido a su deficiencia en la ciencia y su consiguiente incapacidad de considerar necesario el tiempo y el lugar, o las revoluciones de los planetas, todos las cuales circunstancias, cuando exactamente definen y entienden, sin duda tenderá hacia exacto conocimiento previo.

Los comentarios están cerrados.