Viernes , Agosto 18 2017
Novedades
Escorpio

Escorpio

ESCORPIO

La vegetación muere descomponiéndose lentamente bajo las lluvias otoñales. La semilla soterrada está iniciando el largo viaje nocturno a la espera de la resurrección. Es la etapa durante la que todo debe morir, no para poner término definitivamente a la vida sino para transformarse a través de la resurrección, expresión de la destrucción de los valores objetivos y de las formas exteriores en favor de un proceso de fermentación, de putrefacción, de disgregación.
Es el octavo signo, el más complejo del Zodiaco; vida, muerte y resurrección están estrechamente unidas y expresan el auténtico y profundo significado del Escorpión, que tiende a destruir todo lo que existe para reconstruirlo bajo nuevas formas. En la mitología, el signo está ligado al mito de Orión, el cazador castigado por los dioses por su violenta y destructiva agresividad.

 

relacion con otros signos.

Compatible: Piscis y Cáncer

Moderadamente compatible: Acuario , Tauro , Virgo , Escorpio y Capricornio

Incompatible: Aries , Géminis , Leo , Libra y Sagitario

 

Caracteristicas generales

Dominado y regido por el planeta Plutón, Escorpio está caracterizado por un fuerte instinto y tendencia a impulsos violentos. Su fuerza inconsciente es a menudo demasiado potente para ser controlada y se revela de forma desordenada provocando profundas angustias existenciales. Solamente en la dialéctica Tauro-Escorpio se puede entender plenamente el sentido de la tipología de este signo, en el que el sentido de la vida y de la muerte están estrechamente ligados. Mientras que su signo opuesto, Tauro, simboliza la vida en su expresión más simple y concreta, y la sexualidad, por ejemplo, se vive como un medio de procreación, en Escorpio la sexualidad se transforma en erotismo, se vive con agresividad, con curiosidad, pero también con temor, como un momento en el que el placer y la muerte se confunden.
Esta naturaleza de Escorpio se encuentra minada por un fuego interior, animada en el ámbito de las entrañas por la exasperación de pulsiones violentas. Este “diablo en el cuerpo” expresa una angustia de vivir, una sed de “ser mas” más que de “bien-estar”, que busca sus afinidades en las tormentas y convulsiones de la vida. Dos grandes instintos se enfrentan en una ambivalencia intensificadora: la agresividad y el erotismo; danza endiablada de lo sublime y de lo abyecto, del cielo y el infierno, del realismo brutal y del idealismo místico, del apego y el desprendimiento, del amor y la muerte. El instinto sexual se prolonga bajo el aspecto creador: don de producir, de fecundar, de realizar en un arranque irresistible; el poder del ser es o procede del sexo y a través de este poder sexual, natural, desplazado y sublimado, a través de la integración del erotismo, animal o espiritualizado, encuentra su razón de ser. Si existe disonancia, el ser se encuentra inquieto, atormentado; su alquimia interior destila los venenos de los estados mórbidos: sentimientos de absurdo, de la nada, ideas de muerte, disgusto de, angustia, sadomasoquismo, culpabilidad, auto castigo, fobia, neurosis obsesiva…
La agresividad escorpiónica se extiende también al campo mental e intelectual. A menudo la inteligencia es agudísima, anticonformista y a veces revolucionaria. Al contrario de Tauro, tranquilo, desconfiado y “frenado”, Escorpio ama el riesgo y su audacia se revela tanto más evidentemente cuanto más difícil y peligrosa se presente la situación. Le corresponde la octava casa del Zodíaco, que es la de la muerte, pero también la de la capacidad de resurrección, y puede destruir y desacralizar lo tradicional para revolucionarlo y construir algo completamente nuevo. Plutón junto a Marte, regente del signo, simboliza no sólo la semilla que fecunda, sino también las fuerzas inconscientes que buscan una forma de expresión creativa y original. Quien está fuertemente marcado por Escorpio es, a menudo, un inconformista, con una inteligencia abierta a toda propuesta, incluso la menos ortodoxa, y con una voluntad de poder y una intuición casi demoníaca que en algunos puede convertirse en un arma al servicio de sus propios fines de forma no siempre cristalina.
Los continuos temores pueden convertirlos en seres profundamente infelices y atormentados.

Los comentarios están cerrados.