sábado , octubre 21 2017
Novedades
LA ESTELA “N”  COATLICUE

LA ESTELA “N” COATLICUE

De este inicio es dual, viril y femenino, el exalo todo el mundo.

Según los nahuas, este dios y esta deidad tuvieron cuatro vástagos, los cuatro Tezcatlipocas: Xipetotex -el colorado-, Tezcatlipoca -el negro-, Quetzalcóatl -el blanco- y Huítzilopochtli -el azul-.

Del binarío excelente e imperceptible, brotaron los cuatro coloridos de las cuatro linajes que actualmente habitan el planeta.

En el tiempo el connubio sexual se expresan las energias creadoras de Ometecuhtli-Omecíhuatl, las cuales bajan hasta los órganos de la reproducción humanos, con la singular conclusión de que en el aspecto físico se exprese un reciente ser que debe venir.

Si el individuo y la hembra se juntan sólo por el deseo, por la animalidad de dispersar el esperma, las energias y terrenos del individuo y las lunares de la hembra se desmoronan en los precipicios nucleares de la Tierra y ambos se convierten en sometidos del precipicio.

Pero si el afecto impele la unión y no hay coito en la caricia sexual, la serpiente primorosa de plumas de quetzal desvelada en ellos y eleva a su sitio el principio convertido en Quetzalcóatl. De esta manera esa pareja se endiosa.

En el acceso del templo al santuario, los Profesores muestran al novicio un libro en el cual están escritas todas las normas de la Mama Divina. Ante este libro muchos se retiran repletos de horror, al conocer que tienen que destruir su personalidad.

Muy pocos son los que pasan la puerta sagrada del acceso al templo, y los que la pasan reciben un macizo aro de dinero delicado, signo del poderío.

El novicio debe morir para arribar a ser, pero antes tiene que regresar al seno de la Mama Divina. Tiene que ejecutar hechicería sexual con su familia consorte para que pueda brotar espiritualmente.

El que no sabe las normas de la Madre, no llegará nunca al Padre. La Coatlicue no es otra cosa que la Bendita Mama Deidad Muerte.

En sitio de las cuatro manos de la Coatlicue mexicana, aquí dona a comprender las cuatro energias naturales: fuego, éter, diluye y tierra.

Los comentarios están cerrados.