miércoles , septiembre 20 2017
Novedades
Posesión demoníaca, sueños, fantasmas… – Parte 2

Posesión demoníaca, sueños, fantasmas… – Parte 2

Un día, durante el año quince del reinado del rey, cuando su majestad estaba en Tebas que celebraba el festival de Amen-Ra, un mensajero llegó hasta el rey y le informó de la llegada de un embajador del príncipe de Bekhten que habían traído regalos ricos para la royal lady Ra-Neferu. Cuando fue llevado a la presencia del rey, se postró ante él, diciendo: “¡Gloria y alabanza a ti, oh Sol de las naciones, haz que viva delante de ti!” Diciendo estas palabras se inclinaron y tocaron el suelo con la cabeza tres veces, y dijo: “He venido a ti, oh soberano Señor, en nombre de la señora Bent-ent-Resht, la hermana menor de la esposa real RA-Neferu, pues, ciertamente, una enfermedad mal ha asido a su cuerpo, yo os ruego vuestra majestad que envíe a un médico a verla. “Entonces el rey inmediatamente ordenó a los libros de la” casa doble Stele registrar la expulsión de los diablos de la princesa de Bekhten. A la derecha, el rey está ofreciendo incienso a Khonsu Nefer-hetep, y en la izquierda un sacerdote está ofreciendo incienso a Khonsu, “el gran dios que ahuyenta a los demonios.”

De la vida “para ser llevados y los sabios que aparezcan, y cuando llegaron a su presencia, ordenó que se les permita elegir de entre ellos a un hombre” sabio de corazón y de astucia de los dedos “, que podría mandarlo a Bekhten y así lo hicieron, y la elección cayó sobre uno Tehuti-em-heb. Este sabio habia llegado antes de que el rey le ordenara a partir para Bekhten en compañía del embajador, y se fueron y cuando llegaron allí el sacerdote egipcio encontro la dama Bent-ent-Resht que estaba poseído por un demonio o espíritu sobre el que no tenía poder. Príncipe de Bekhten, al ver que el sacerdote no podía darse el lujo de alivio a su hija, envió una vez más al rey, y le rogó enviar a un dios en su ayuda.

Cuando el embajador de Bekhten llegó a Egipto el rey de Tebas, y al enterarse de lo que se pedía, entrando en el templo de Khonsu Nefer-hetep, y rogó que Dios permita su homólogo Khonsu de partir a Bekhten y entregar a la hija de el príncipe de ese país desde el poder del demonio que le poseía. Parece como si el sabio Tehuti-em-heb había sido enviado a Bekhten por el consejo del dios, el rey ha dicho, para hacer frente, el dios, “He venido una vez más en tu presencia”, pero en cualquier caso Khonsu Nefer-hetep accedió a su petición, y una medida de cuatro veces de poder mágico se impartió a la estatua del dios, que era ir a Bekhten. El dios, sentado en su barca, y otros cinco barcos con figuras de dioses en ellos, acompañados por carros y caballos en la mano derecha y en la izquierda, salieron de Egipto, y después de viajar durante diecisiete meses llegaron a Bekhten, donde fueron recibidos con gran honor.

El dios Khonsu fue al lugar donde Bent-ent-Resht estaba, y, después de haber realizado una ceremonia mágica sobre ella, el demonio salió de ella y se curó inmediatamente. ¡Entonces el demonio se dirigió al dios egipcio, diciendo: “Agradecido y bienvenida es tu venida a nosotros, oh gran Dios, tú vencedor de las huestes de las tinieblas Bekhten es tu ciudad, sus habitantes son tus siervos, y yo soy tu siervo; y me iré al lugar de dónde haya venido para que yo pueda satisfacerte a ti, porque para este fin has has venido acá. Y yo suplico a vuestra majestad comando que el príncipe de Bekhten podrá celebrar una fiesta juntos”. Para la solicitud del demonio Khonsu estuvo de acuerdo y le ordenó a su sacerdote para decirle al príncipe de Bekhten para hacer una gran fiesta en honor del demonio, lo que ha sido hecho por el comando de Khonsu el demonio se fue a su lugar.

Los comentarios están cerrados.