Domingo , Agosto 20 2017
Novedades
Su presencia es útil – Parte 6

Su presencia es útil – Parte 6

El mismo orden y consecuencia existe en todos los casos, si los eventos tienen sólo una operación en particular o en general, y pueden por lo tanto, exigir, por qué la clarividencia se cree que es posible en la medida en que se refiere a eventos en general, y por qué es permitida para ser útil en la preparación de su enfoque, mientras que en casos particulares se les niega por completo su poder y su uso.

Que el tiempo y las estaciones, y las indicaciones de las estrellas fijas, así como las configuraciones de la Luna, ofrecen medios de pronóstico, muchas personas reconocen y ejercen ese conocimiento previo para su propia conservación y comodidad, la adaptación de sus estatutos a la temperatura era de esperar, por las cosas de refrigeración y refrescantes para el verano, y por cosas calientes para el invierno. También observan las significaciones de las estrellas fijas, para evitar condiciones meteorológicas peligrosas, al hacer travesías por mar, y se dan cuenta de los aspectos de la Luna, cuando en el pleno, con el fin de dirigir la cópula de sus rebaños y manadas, y el establecimiento de las plantas o de las semillas de coser: y no hay una persona que considere que estas medidas generales como imposibles o no rentables.

Aún así, sin embargo, estas mismas personas retienen su asentimiento a la posibilidad de aplicar la presciencia a casos particulares como, por ejemplo, el exceso concreto o disminución de frío o calor, ya sea que surja del temperamento peculiar produzca el frío o el calor original, o la combinación de otras propiedades, ni tampoco admita que hay algún medio de protección contra muchas de estas circunstancias particulares. Y, sin embargo, si es claro que las personas, se preparan por las cosas de enfriamiento, se ven menos afectadas por el calor general del tiempo, parece que no hay razón para suponer que una preparación similar no sería igualmente eficaz contra cualquier coyuntura particular, oprimidos por inmoderada calor.

Parece, sin embargo, que esta idea, de la imposibilidad de alcanzar el conocimiento previo de las circunstancias particulares, debe originarse únicamente en la mera dificultad de adquisición; la dificultad que es, sin duda prestados peculiarmente arduos por la necesidad de llevar a cabo la investigación con la mayor exactitud y precisión: ya que esto hay que añadir, que, puesto que rara vez se encuentra una persona capaz de organizar todo el tema con tanta perfección ninguna parte de la influencia opositora puede escapar a su atención, con frecuencia sucede que las predicciones no están reguladas adecuadamente por la debida consideración de esa influencia contraria, y que los efectos son a la vez considerados plenamente susceptible de ser llevado a pasar, conforme á la agencia principal y sin ningún tipo de intervención. Este defecto, por no considerar suficientemente influencia contraria, ha inducido naturalmente, a la opinión de todos los eventos futuros con totalmente inalterabilidad e inevitabilidad.

Pero, puesto que el conocimiento previo de las circunstancias particulares, a pesar de que no pueden estar totalmente en infalibilidad y reclamación, parece estar tan lejos como sea posible para merecer consideración, por lo que la precaución que permite, en determinadas circunstancias, merece la misma manera que con la presencia de, y, si no de la ventaja universal, pero útil estar sólo en pocos casos, todavía es más digno de estimación, y se considera bajo algún valor moderado. De esta cantidad, los egipcios parecen haber sido conscientes, sus descubrimientos de las grandes facultades de esta ciencia han superado los de otras naciones, y en todos los casos se han combinado al arte de la medicina con el pronóstico astronómico. Y, de haber sido de la opinión de que todos los eventos previstos son inalterables y no ser evitados, nunca se habrian instituido a ninguna propiciacion, remedios y conservantes contra la influencia del ambiente, ya sea presente o se acerca, general o en particular.

Los comentarios están cerrados.